«y yo siempre tan triste, a la par que elegante»